Posts

El caso de Corea del Sur, uno de los primeros paises en revelar al mundo la presencia de casos de Covid-19 en su territorio, ha sido difundido como ejemplo de éxito en la contención del virus y de un aparente regreso a la normalidad.

La respuesta del país ha ganado reconocimiento mundial, pues pasó de tener el mayor número de casos confirmados fuera de China en febrero, a incrementos de un solo dígito en nuevos casos a mediados de abril y a prácticamente no contar con nuevos casos en la actualidad.

Así las cosas, Corea fue uno de los primeros países en “aplanar” con éxito la curva del Covid-19. Veamos un resumen de los pilares en los cuales se sustenta su modelo de acción.

ETAPAS DE TRABAJO

Tras una Etapa Inicial, de prevención anticipada y preparación para una probable crisis, se observó un período de mayor actividad: la Etapa de Contención.

La misma está caracterizada por los siguientes criterios:

  • Verticalismo y sincronización total de las agencias estatales, con aprendizaje de experiencias previas análogas (SARS / MERS).
  • Fronteras controladas, pero abiertas.
  • Uso intensivo de Inteligencia artificial y Big Data.
  • Sistema de salud preparado y laboratorios a disposición.
  • Tests masivos y estrategias innovadoras para aumentar la cantidad de testeos.
  • Donaciones del sector privado y celebridades.

Se adoptó una cuarentena responsable, con sanciones para quienes no la cumplieran. Asimismo, se forjó una alianza estratégica Estado-Capital, se brindó asistencia gubernamental a sectores socioeconómicos afectados por la crisis y se contó, en parte, con la ayuda regional de China.

Una vez que se contuvo a la enfermedad, se pasó a una Etapa de Apertura gradual y controlada, con monitoreo constante y posibilidad de retroceso, en casos de expansión del virus (como en efecto sucedió en Seúl, tras un rebrote de casos en bares y discotecas). Esta Etapa es la situación actual.

El modelo coreano se basó en su célebre concepto “Pali Pali” (빨리빨리: hacer las cosas rápidamente y, en general, bien).

BATERÍA DE MEDIDAS. LAS 3 T

La fórmula de prueba, rastreo y tratamiento (en inglés, “De las 3T”, por Test, Trace & Treat) fue clave para el éxito de Corea del Sur en la lucha contra el coronavirus, según el viceministro de Relaciones Exteriores del país, Kim Gunn.

Para frenar la propagación del brote, se rastrean meticulosamente los contactos de las personas con Covid-19, y se los trata en la etapa más temprana del virus.

Para ello, se realizan testeos de diagnóstico a gran escala y estudios epidemiológicos meticulosos. Se establecieron estaciones de testeo en todo el país, a un ritmo diario de 20.000 pruebas, con resultados listos dentro de las 6 horas. A modo de comparación, Corea del Sur tiene una población similar a la de la República Argentina, que en este momento está testeando a unas 7.000 personas al día.

El país aumentó su capacidad de camas para el tratamiento de los pacientes afectados y usó algunos hospitales solamente para ellos. Agrupando a los enfermos según su gravedad, lograron asignar recursos médicos de manera más eficiente, priorizando la internación de pacientes con síntomas graves. Esto se combinó con centros públicos de tratamiento, para poner en cuarentena a quienes presentaban síntomas leves y requerían menos atención.

Un rasgo distintivo es que no se prohibió el transporte aerocomercial ni terrestre desde otras naciones, aunque lógicamente se controlaron y rastrearon a quienes venían del extranjero, con cuarentena obligatoria de 14 días para cada pasajero, a partir del 1 de abril.

La cohesión social resultó una pieza fundamental: “El público se plegó a los esfuerzos del gobierno, al adherirse a principios como usar una máscara, seguir las medidas [que incluían emplear aplicaciones móviles de rastreo y monitoreo], mantener la distancia social y la higiene personal”, indicó Kim.

En esta línea el sector privado, incluidos los hospitales, se adaptó rápidamente al nuevo entorno de políticas, introduciendo innovaciones (como los modelos de tests “drive thru”, del estilo de las cabinas de peaje). Varias compañías adaptaron sus fábricas de prendas de vestir para fabricar insumos médicos y, cuando los casos comenzaron a menguar, pudieron destinar estos materiales para la exportación.

LECCIONES DEL PASADO Y SU ADAPTACIÓN

Basándose en la experiencia adquirida después del brote de Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS) en 2015, Corea desarrolló un marco legal para la aprobación rápida de kits de prueba de emergencia. Tan pronto como se informó el primer caso confirmado del nuevo coronavirus, esta legislación permitió al gobierno comunicarse de inmediato con las compañías médicas, para la producción en masa de nuevos kits de prueba, y acelerar su aprobación en sólo dos semanas.

En 2016, la nación actualizó el marco legal para la prevención y el control de enfermedades infecciosas, permitiendo que el gobierno responda rápidamente con medidas agresivas (y polémicas, para muchos paises) de rastreo de contactos e información personal, incluyendo el acceso a tarjetas de crédito y registros bancarios, imágenes de CCTV y datos de GPS, para evaluar los movimientos de las personas infectadas. Inclusive, parte de esos datos se hicieron públicos, mediante apps móviles.

En Corea, como en otros lugares, el debate sobre los derechos de privacidad frente a la seguridad pública aún no se ha resuelto. La enmienda de 2020 al marco legal permite a las personas presentar objeciones por razones válidas (por ejemplo, violación excesiva de la privacidad), especifica el uso y la eliminación de datos, y requiere que se informe al Ministerio de Salud sobre dicha eliminación.

Al aprender de la experiencia MERS, Corea ha sido capaz (a su manera, que no resultaría sencilla de copiar en otras naciones), de contener y aislar el brote de Covid-19, evitando confinamientos drásticos y manteniendo a flote la economía.

FUENTES

  1. Webinar “El “éxito” en las políticas de contención del COVID-19 en China, Corea del Sur y Taiwán” (Dra. María del Pilar Álvarez y Mg. Agustín Claret, USAL).
  2. “3T key to South Korea’s success in COVID-19 fight”. Anadolu Agency.
  3. “South Korea’s COVID-19 response: hard lessons on saving lives”. Devpolicy Blog.