Uno es casi sordo. El otro, casi ciego.

Visto así, parece el adelanto de una película cómica de las que abundaban en los años 80. Pero se trata de la descripción de dos de los tenistas profesionales más particulares del mundo quienes, además, coinciden en provenir de Corea del Sur.

Diagnosticado con sordera a los dos años, Duck-hee Lee tiene 21 años y ocupa el puesto número 254 (llegó a alcanzar el 130) del ránking ATP. Durante los partidos, debe guiarse por la expresión corporal de sus contrincantes y por las indicaciones de su entrenador (no puede advertir la mayoría de la información del árbitro). Además de eso, Lee tiene la capacidad de leer los labios, una habilidad que le enseñó su madre. Su entrenador, Chung Hyo Woo, toma notas sobre las instrucciones que debe darle o se las envía por teléfono.

De momento, Lee ha ganado once torneos en la categoría ITF Futures Tour, la de menor rango dentro del tenis profesional. Ahora se encuentra en una categoría superior, la «Challenger» (en la cual ha alcanzado 3 finales), pero aprovecha las oportunidades que se le presentan, para poder disputar rondas de clasificación en torneos más prestigiosos.

«La gente se reía de mi discapacidad; me decían que no debería estar jugando. Quería enseñarle a todos que podía hacerlo. Mi mensaje para aquellos con una discapacidad auditiva es que no se desanimen. Si te esfuerzas, puedes hacer cualquier cosa», comentaba Lee tras ganar su primer partido profesional (en el Open 250 de Winston-Salem, el año pasado), y hacer historia, al convertirse en el primer jugador sordo del mundo en lograrlo.

La historia de Hyeon Chung es, también, un camino de superación y dificultades. El tenista, de 21 años, se encuentra actualmente en la posición 142 del ATP Ranking, habiendo alcanzado el Top 20 en 2018.

Siendo niño, los médicos le diagnosticaron astigmatismo. Con casi 20 dioptrías, era prácticamente ciego; no obstante, los expertos le recomendaron como remedio que se “enfocara en el color verde”. Su padre, también tenista, le inculcó su amor por la raqueta y allí empezó todo.

El jugador sorprende por sus características físicas: es el único jugador del circuito que usa anteojos mientras juega, por lo que lo apodan “El Profesor”. Esta particularidad, hasta ahora, no ha resultado en impedimento alguno para triunfar en los courts, en los que lleva casi 90 partidos profesionales victoriosos.

Chung también se ganó un lugar importante en la historia del tenis, ya que se convirtió en el primer surcoreano (tanto en el cuadro masculino o femenino) en ubicarse entre los ocho mejores de un Grand Slam. Si, además, sumamos que este logro lo consiguió tras ganarle a Novak Djokovic en el Australia Open de 2018, el relato parece sacado de un cuento de hadas.

Las experiencias de Lee Duck-hee y Hyeon Chung, dos jugadores realmente “distintos”, son fuente de inspiración para miles de atletas en el mundo y demuestran, una vez más, que los prejuicios hacia la discapacidad son, precisamente, tan sólo prejuicios.

(*) NOTA: la expresión “cuarentenis” no es nuestra. La escuchamos primero de Danny Miche, eminencia absoluta en el mundo del tenis y a quien, desde ya, agradecemos por su creativo aporte.

FUENTES

https://www.abc.es/deportes/tenis/abci-tenista-derribo-muro-sordera-201908210135_noticia.html

https://www.theguardian.com/sport/2019/aug/20/lee-duck-hee-first-deaf-tennis-player

https://www.atptour.com/es/players/duckhee-lee/le01/overview

https://okdiario.com/deportes/chung-tenista-ciego-20-dioptrias-que-acabo-idolo-djokovic-1728671

https://www.theguardian.com/sport/2018/jan/24/focus-on-something-green-how-hyeon-chung-rose-to-prominence

https://www.atptour.com/es/players/hyeon-chung/ch27/overview

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *